Dice administrador de Toluca que las tierras “sólo se pueden usar para aeropuerto”

Según declaraciones del administrador del aeropuerto de Toluca las tierras alrededor del aeropuerto ya están reservadas para uso aeroportuario y no pueden dedicarse a ninguna otra cosa. Que raro, porque hasta el momento se han dedicado a uso ejidal y ni quien diga nada.

Esto a raíz de los tirones entre los desarrolladores del aeropuerto y los ejidatarios que no quieren “vender” sus tierras a precios irrisorios y además osan jugar un papel en el desarrollo del mismo como parte de su comunidad. Encima de eso, dice el administrador que ya hay un precio establecido y no se le puede vender a nadie más que a ellos.

Bastante extraño el asunto porque el mismo presidente Calderón decía hace pocos días que en México se respeta la propiedad privada, que no se va a andar nacionalizando a la fuerza. A lo mejor no se refería a la propiedad privada de todos los mexicanos.

Los ejidatarios reportan que están recibiendo presiones para vender sus tierras a precios bajos, lo que los dejaría en la ruina. Temen que pase como en 1981 cuando se les expropió por primera vez y muchos perdieron su patrimonio.

Los tres niveles de gobierno tienen una gran oportunidad aquí para crear un sistema de desarrollo que involucre a inversionistas, estado y comunidad de manera balanceada y para beneficio de todos. Falta ver si la visión les alcanzará para resolver esto de manera satisfactoria y no perder las enormes ganancias potenciales y a largo plazo por estar cuidando un puñado de dólares.
La situación se está empezando a radicalizar ya. Para partidos políticos de izquierda no pasa desapercibido y no dudarán en utilizarla al máximo para convertirlo en un nuevo Atenco y hacerle pasar al presidente un momento muy muy amargo.

Ejidatarios piden pago en dólares; el gobierno pretendería pagar 50 veces menos

Los ejidatarios de los alrededores del aeropuerto de Toluca obviamente han estado leyendo este espacio puesto que para soltar sus tierras a la autoridad aeroportuaria y permitir la expansión del aeropuerto de más rápido crecimiento del país han solicitado convertirse en socios mayoritarios del mismo, que se les construya una escuela de aviación para sus hijos y que además se les pague a US$600 el metro cuadrado. Y así, en dólares.

No sé si lo de ser socios mayoritarios se pueda hacer. Obviamente parte del pago por sus tierras podría hacerse en acciones y terminarían con un buen porcentaje de la propiedad, pero no sé si alcance para ser mayoría ya que la inversión en construcción, equipos, operación y promoción también es muy importante. De todos modos, una participación de este tipo haría sentir al pueblo mucho más comprometido con el bienestar del aeropuerto y serviría para impulsar el desarrollo de la región, y no sería la primera vez que se hace algo así en el mundo.

Lo de la escuela está muy bien, porque permitiría incrementar el nivel de vida para las nuevas generaciones y haría al aeropuerto parte de la comunidad. Sin embargo creo que sería mejor que se creara un fondo para otorgar becas a los hijos de los ejidatarios que deséen dedicarse a algo relacionado con la aviación en alguna de las escuelas ya establecidas o que se establezcan en un futuro. Esto permitiría usar el dinero íntegramente en la educación sin meterse en los quebraderos de cabeza que significan construir y administrar una escuela, así como elegir las mejores escuelas o poder cambiarlas si es necesario. El dinero incluso puede venir por partes iguales de la autoridad aeroportuaria y los ejidatarios y administrarse mediante un comité conjunto.

Por su parte las autoridades tienen ideas muy diferentes. El director de Desarrollo Urbano dice que de acuerdo al uso de suelo establecido actualmente, el precio por metro cuadrado en esa zona es de alrededor de US$20, pero como ya lo he dicho yo cientos de miles de millones de veces, ése no es el uso de suelo que se le va a dar. Y él mismo admite que una vez hecho el cambio a “uso aeroportuario” el precio podría llegar a los US$1000. Mira que chistosos, mejor que hagan el cambio de uso de suelo primero y luego que compren los terrenos, así la oferta de los ejidatarios hasta resulta ventajosa.

Al respecto de que no se puede pagar en dólares, pues eso es cierto. En México la moneda en curso legal es el peso, así que la transacción final se tendría que hacer en pesos, pero eso no quiere decir que los contratos no se puedan celebrar en dólares y el pago hacerlo en pesos al tipo de cambio del día. Eso ocurre muchísimas veces todos los días en el país.

El secretario de Comunicaciones del Estado dice que ellos están partiendo de una oferta de entre US$25 y US$30. Es decir, ridículamente menor a la del mercado. Al alcalde de Toluca la oferta se le hizo “pretenciosa”, a lo mejor porque no tiene tierras ahí. De todos modos ofreció su intermediación. Con toda la enorme visión que caracteriza a los políticos mexicanos dijo además que para que quieren una escuela de aviación si lo que les hace falta es electricidad, agua y otro servicios. Sólo que se le olvidó que esos servicios son responsabilidad de municipio, no de la autoridad aeroportuaria, y que no debe ser pretexto para escurrir el bulto. Una cosa no excluye a la otra.

Los ejidatarios tienen que verse serios, profesionales y negociadores; pero las autoridades y el gobierno tienen que tomarse en serio el bienestar de la región y no estar viendo a quien se friegan y como se lo van a fregar.

Inaugurado ILS Cat III en Toluca

Toluca ha comenzado a operar oficialmente su relumbrante sistema ILS categoría III, con subsecretario de la SCT y todo. Manuel Rodríguez Arregui hizo la presentación del sistema y dijo que éste permitirá que el aeropuerto atienda a cinco millones de pasajeros anuales y que se invirtieron 607 millones de pesos así que ahora le tienen que sacar provecho.

Y para que sea más provechoso van a construir carreteras que faciliten la llegada al aeropuerto. Estas serán construidas este año para comunicar con Lerma y Naucalpan y se invertirán 11,500 millones de pesos.

Amplían oferta para tierras de Toluca

Un par de días después de aparecida la noticia de que a los ejidatarios en alrededor del aeropuerto de Toluca se oponen a la venta de sus ejidos porque se les iban a ofrecer 230 pesos por metro cuadrado por sus tierras, el secretario de comunicaciones del Estado de México dice que no es cierto, que van a ser entre 300 y 500 (ah, bueno) y que su techo presupuestado es de entre 700 y mil millones de pesos para comprar los terrenos de la ampliación.

Añade que el aeropuerto tiene terreno suficiente para el estacionamiento, un hotel, la ampliación de la terminal y la plataforma. Para lo que se requieren nuevas tierras es para la segunda pista. Van a contratar agentes inmobiliarios para llevar las negociaciones con los ejidatarios, a ver si les conviene.

Yo digo que no sean marros, ni que fueran a usar el terreno para milpas o criar pollos. Mejor gastar más ahora, formar buenas relaciones con la comunidad y poder desarrollar la región de manera equilibrada que generar nuevos problemas sociales que más caros van a salir.

Problemas para ampliar el aeropuerto de Toluca

Por los mismos problemas de no querer pagar lo justo, ejidatarios poseedores de tierras de los alrededores no quieren regalar sus tierras para permitir la expansión del aeropuerto de Toluca. Y es que el crecimiento de la demanda durante el último año requiere de ampliaciones en la terminal, pistas de carreteo y estacionamiento, para lo cual se necesitan unas 180 ha alrededor. Según les comentaron las autoridades sólo cuentan con un presupuesto de 230 pesos por m2 para pagarles, lo cual los ejidatarios piensan que es muy poco y han acordado no vender.

Y es que en esa zona se están vendiendo terrenos entre 3 mil y 5 mil pesos por m2. Claro, no es lo mismo vender para fraccionar que vender a un desarrollo industrial, pero se necesita de plano ser muy güey para no darse cuenta que se quieren bailar a alguien. Hay que darse cuenta que el aeropuerto va a estar dando mucho más dinero que lo que se pretenda pagar y durante varios años. Tal vez no haya efectivo, pero las autoridades se deberían ver más imaginativas para negociar con los ejidatarios, como otorgar acciones, concesiones y ofrecer otros métodos de pago en los que los ejidatarios puedan comprar.

Por lo menos les avisaron antes y no como a los de San Salvador Atenco que nada más les dijeron “pues les quitamos sus tierras pero les dejamos dos pesos, con eso compensan”.