Ampliación al aeropuerto de Chetumal a punto de ser tragada por cocodrilos

Chetumal tiene un aeropuerto para el cual existe un proyecto ejecutivo que tiene por objetivo hacer una ampliación. El problema es que cerca del aeropuerto actual hay un tiradero de basura y un rastro municipal.

Estas cosas por sí solas no serían gran problema, pero el rastro se maneja con las patas y es un cochinero donde a los animales se les sacrifica de forma insalubre y lejos de disponer de los restos en la forma que dice la ley los tiran a la laguna que tienen a un lado.

Gracias a todos esos suculentos pedazos de animal putrefacto la población de cocodrilos y zopilotes se ha multiplicado al punto que han causado varios incidentes en el aeropuerto. Sobre todo los zopilotes que llegan a volar hasta 500m de altura y son lo bastante grandes como para causar daños serios si un avión los golpea o si se los traga una turbina. Los cocodrilos son más grandes pero no vuelan tan alto. Aún así existe el riesgo que alguno decida quedarse a dormir en la pista.

Zopilote en aproximación final, ILS adquirido. Foto de fredodf

Esto ya se le ha hecho saber al alcalde que nomás hace que la virgen le habla. También que el proyecto ejecutivo ya está avanzado a la mitad, que van a empezar uno de viabilidad con el gobierno estatal y si es viable, mandan a pedir permiso a la federación.

También hay otro proyecto para un nuevo rastro, que sería moderno y funcionaría como debe ser. Pero de aquí a que terminen. Bueno, por lo menos lo del aeropuerto también está en proyecto.

Tortugas invaden el aeropuerto de Nueva York

Una horda de tortugas dominadas por sus instintos bestiales (de poner huevos) se arrojó sobre las pistas del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, probablemente confundieron las playas de carga con las playas de desove.

Tortuga gigante ataca aeropuerto

Más o menos así fue lo que pasó en el aeropuerto de Nueva York (impresión artística, puede que no haya sido así exactamente)

Se calcula que fueron alrededor de 150 las tortugas espalda de diamante que se atravesaron en la pista 4L y pistas de rodaje cercanas y que provocaron retrasos de hasta una hora en lo que personal del aeropuerto las subía a camionetas y las llevaba hasta las playas cercanas donde tradicionalmente desovan cada año.